Liebre
5 julio, 2021

Spread entre Bonos GD30 y AL30 en máximos históricos


Desde Liebre Capital vemos que algunas medidas y normativas recientes canalizaron parte de los flujos de los Bonares (AL) hacia Globales (GD), generando disparidades en el precio de mercado.

Los Bonares y Globares fueron emitidos exactamente con las mismas condiciones de repago (salvo los 2038 y 2041) con cláusulas legales diferentes en cuanto a los tribunales donde se dirime cualquier conflicto entre las partes -Bonares bajo la ley local y Globales bajo ley de Nueva York-. La diferencia de precio de uno contra el otro en un bono de las mismas características es lo que consideramos como el “spread entre legislaciones”, que es lo que el mercado está dispuesto a pagar de más o menos, por tener alguna de las dos legislaciones. Por lo general, el mercado prefiere la legislación extranjera, por lo que está dispuesto a pagar un precio mayor. Pero en ocasiones esa diferencia pasa a ser excesiva para nosotros por lo que, en comparación, los bonares quedan “baratos” en relación a los globales, especialmente el AL30.

Los títulos públicos con mayor liquidez de nuestro mercado son los Bonares 2030 (AL30), no solo por monto de emisión y plazo, sino porque es el instrumento más utilizado para realizar la operatoria de dólar MEP. Dentro de los Globales el más negociado es el GD30 (también utilizado para la operatoria de MEP). En estos dos bonos es donde se da la mayor diferencia porcentual entre legislaciones, ya que el AL30 es el bono que el gobierno usa para intervenir y, debido a estas intervenciones, se amplían las disparidades de precios.

AL30 cotiza a 34,05 dólares, con una paridad del 34% y una TIR del 22% mientras que GD30 cotiza a 37,22 con una paridad del 37% y una TIR del 19,82%. Esto es una diferencia del 9% entre ambas legislaciones. Si nos remontamos a marzo de este año, este spread llegó a estar por debajo del 1%, es decir que casi no había diferencia de precio entre legislaciones.
Para quien tenga GD30, es un excelente momento para rotar hacia AL30. Lo mismo para quien esté pensando en comprar bonos soberanos -lucen a paridades más que atractivas-. Recomendamos comprar el AL30 que, en comparación al resto de los soberanos en dólares, es el más castigado por la frecuente intervención del gobierno para contener el dólar.