16/03/2022

Universalización de las finanzas

16/03/2022

Como argentinos se nos conoce por nuestra capacidad de adaptarnos a los contextos más diversos y complicados. Destacamos en los trabajos por eso, pero lamentablemente esa habilidad nos viene de la turbulencia e incertidumbre económica que vivimos desde siempre. Y de esa batalla que le damos hace tiempo a la inflación.

Así fue como nos especializamos en sacarle el jugo al dólar como resguardo de valor y como inversión. Nos convencimos de que el que apuesta al dólar no pierde.

Pero en los últimos años el “colchón” viene teniendo algunas fallas. El contexto financiero aquí y afuera se ha hecho más complejo. La inflación en los Estados Unidos se ha disparado ahora y aunque sea poca, le saca valor todo el tiempo. Ahora mismo, la inflación de EE.UU. está a un ritmo del 8% anualizada. El dólar ya no es lo que era.

Sobre todo, el mercado financiero comenzó a explorar y a hacer más accesibles otros instrumentos de ahorro.

Ahora, por ejemplo, las inversiones en Fondos Comunes de Inversión (FCI) están en condiciones, si están bien gerenciados, de generar rentabilidades de resguardo de la inflación.

O se puede invertir en bonos, y también, cada vez más, en opciones de la economía real. Por ejemplo, los denominados crowdfunding con un determinado fin, como ser en inversiones inmobiliarias..

Estas opciones son ahora muy fáciles de acceder para todos los ahorristas. Pero parecería ser que los más jóvenes las han adoptado muy rápidamente.

¿Por qué? En primer lugar, debemos mencionar que la pandemia aceleró los procesos de transformación digital de todas las empresas. Pero la industria financiera fue un pionero en su adopción e implementación.

El aislamiento cambió los hábitos de la gente, y lo que se hacía presencial se hizo digital.

Al mismo tiempo, surgieron muchas compañías que comenzaron a prestar servicios de banco digital, o billeteras virtuales, y crecieron los nuevos medios de pago, integrando opciones de inversión para los saldos de cuentas.

Los más jóvenes, tienen acceso a diversidad de información online y se están educando gracias a los esfuerzos de todos los actores del sistema financiero. Y sobre todo a fuerza de buscar nuevos refugios contra la inflación.

“Las generaciones más jóvenes tienden a mostrar una preferencia por cuentas que se abren de manera digital y se operan a través del celular”, dice un informe reciente del Banco Central. “La participación de personas jóvenes en proveedores de servicios de pago y en entidades financieras digitales por encima de la participación en bancos públicos y privados, brinda señales de los grupos de interés de cada tipo de proveedor y la elección de las generaciones más jóvenes a la hora de interactuar con los servicios financieros”, señaló el BCRA.

Si todo prospera, es posible que ahora, durante un tiempo, dejemos de hablar de dólar blue, de la brecha, de hacer MEP porque tal vez puedan estabilizarse algunas variables macroeconómicas de la mano de un acuerdo con el Fondo.

Si eso sucediera, y en un contexto de alta inflación, como también todo hace prever, habrá que estar atento a todas estas nuevas opciones. Desde operar directamente con bonos con actualización CER, hasta FCI que cubran de los efectos inflacionarios, incluso bonos corporativos (ONs) que podrían ser opciones rendidoras.

En las autoridades también hay una intención de “desdolarizar” la cabeza de la gente para pensar más en opciones en pesos. Para eso, quieren diversificar las opciones de inversión. La tecnología y las empresas de servicios financieros vienen a nuestro auxilio.

Volver
Powered by Ingematica